• Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

ACERO Y PLATA DE LUNA

Mis relatos Mike Blackness. Fragmento nº 8. El Sonámbulo

Mike Blackness. Fragmento nº 8. El Sonámbulo

E-mail Print PDF
There are no translations available.

 

Pocos le conocen.

La mayoría no sabe de su existencia.

Algunos tratan con él por el día, cuando lleva una existencia, digamos, normal.

Casi nadie está al corriente de su nocturno deambular.

No existe una sola persona en este mundo que pueda ni tan sólo intuir su importancia en esta historia. Ni él mismo lo sabe. Me estoy refiriendo al Sonámbulo.

El Sonámbulo no existe durante el día, pero, por la noche, viaja por el Multiverso, de dimensión en dimensión. Nadie sospechará jamás lo rica que es su vida cuando todos duermen.

El Sonámbulo se llama, en realidad, Normand Némbulus, vive en Nueva York, es cartero y está soltero. Tiene un perro. Es un Akita Inu. Es precioso. Y lo adora, se adoran mutuamente. Durante el día Normand es una persona completamente normal.

Vamos, que no es dimensional ni nada de eso.

Es durante la noche que la cosa degenera. Es sonámbulo. Un sonámbulo muy especial. Cuando Normand, dormido, se levanta de la cama sonámbulo se convierte en dimensional. Una cosa bien extraña. Y es entonces que el Sonámbulo viaja de dimensión en dimensión, cambiando de universo sin pestañear. Es como un cometa de los sueños, viviendo muchas vidas alternativas. Cuando vuelve, cuando se despierta, el Sonámbulo pierde su condición de dimensional y vuelve a ser Normand Némbulus, el cartero. Y no recuerda todo lo que ha hecho en esa, su vida secreta.

En realidad, sí lo recuerda.

Pero lo recuerda como un sueño. Como un cúmulo de sueños. No es consciente de que durante la noche él es dimensional y que todo lo que hace sonámbulo ocurre de verdad, es parte de su historia, no es algo que pertenezca solamente al reino de los sueños.

Es un poco triste.

Una vida, vidas en realidad, tan ricas, tan llenas de experiencias, y él no lo sabe, no conoce su faceta dimensional. Ni siquiera sabe de la existencia de esos seres, los dimensionales.

A Mike le costó dar con él, viajaba tan rápido de universo en universo, como un meteorito. Y, después de encontrarlo, lo perdió rápidamente.

No conocía su especial naturaleza.

Le despertó. Despertó al Sonámbulo. Y apareció Normand Némbulus desapareciendo el dimensional. Cuando el Agente Especial Blackness lo comprendió, esperó a que volviera a dormirse y cuando Normand se levantó sonámbulo lo hizo ya en otra dimensión. Por supuesto, Mike no estaba allí.

 
We have 9 guests online

"Todo crítico, ay, es el triste final de algo que empezó como sabor, como delicia de morder y mascar"

Cortázar

ACERO Y PLATA DE LUNA

Mis relatos Mike Blackness. Fragmento nº 8. El Sonámbulo

Design by i-cons.ch / etosha-namibia.ch  / Joomla templates / Quality wallpapers